El aloe vera es uno de los productos recomendados para prevenir la aparición de manchas y lunares    

Si tu plan para este verano es desconectar, zambullirte en el mar y, en especial, pasar horas tumbado al sol,  te animamos a que sigas leyendo y conozcas los beneficios que aporta el aloe vera a tu piel, como uno de tus principales aliados con el que evitarás quemaduras, rojeces y ardor después de largas horas en la hamaca, y mantendrás, al mismo tiempo, a raya las manchas y lunares que, en ocasiones, provoca la exposición prolongada al sol.

La piel es uno de los órganos más delicados. Pese a que, en pequeñas dosis,  los rayos del sol resultan beneficiosos para nuestra salud, en exceso pueden ser gravemente perjudiciales. Por este motivo, el uso de la protección solar resulta fundamental, especialmente durante los meses de verano cuando solemos frecuentar las zonas de playa y exponernos al sol más de lo debido.

Y es que, la radiación solar en grandes cantidades puede propiciar el envejecimiento prematuro de la piel, si no tomamos las medidas de protección adecuadas. Acelera la aparición de manchas, lunares y en los casos más graves, puede llegar a provocar  cáncer de piel.

Gracias a sus propiedades hidratantes, la leche solar a base de aloe vera es una de las mejores opciones para mantener en buen estado de nuestra piel. Si además tienes una piel moderadamente sensible, te recomendamos la gama de protectores solares Aloe Plus Lanzarote.

Antes de la exposición

El primer paso para disfrutar a pleno del verano es garantizar nuestra protección. Si vamos a pasar el día al aire libre, es imprescindible  aplicarnos crema solar como mínimo media hora antes de salir para asegurar el correcto cuidado de nuestra piel.

Sobre todo si nos bañamos en el mar o la piscina mientras tomamos el sol. En este caso, es muy importante repetir la aplicación después de cada baño. El uso de sombreros o gorras también nos puede ayudar a prevenir la aparición de manchas y el envejecimiento prematuro de nuestro rostro.

Después del sol

De vuelta a casa y tras varias horas de expuestos al sol nuestra piel nos pide un plus de hidratación. Para estas ocasiones te recomendamos que después de la exposición solar, y  tras un baño de agua dulce, apliques sobre la piel el gel dérmico de aloe vera, un producto que proporciona la hidratación extra que tu cuerpo demanda y que, además, te dejará una sensación de frescor y bienestar que agradecerás después de tanto tiempo al sol.